Mansión Mantín, la cápsula del tiempo tamaño castillo

octubre 09 12:00 2013 Print This Article

Las cápsulas del tiempo suelen enterrarse para que nadie las encuentre, o para que su apertura sea dificultosa. Normalmente se deja pasar 100 años hasta abrirlas, pero a veces puede ser menos. En el caso de la Mansión Matín, estamos ante toda una construcción que fue cerrada durante 100 años, para luego abrir sus puertas nuevamente y mostrarse intacta a los habitantes del mundo contemporáneo, un siglo después.

Louis Mantín era un funcionario francés que vivía solo. No tuvo descendencia directa, y los últimos años de su vida los paso obsesionado con la muerte y el paso del tiempo, investigando diferentes fuentes esotéricas y científicas sobre el tema.

Tras heredar una enorme fortuna, compró una mansión que había pertenecido a los Duques de Borbón y empezó a reformar su interior, añadiendo objetos que sirvieran posteriormente para un museo sobre la historia de la humanidad.

En poco tiempo lleno las habitaciones de la casa con diferentes objetos, desde animales disecados hasta curiosidades arqueológicas, objetos masónicos y calaveras. Tras su muerte, le dejo la casa a la administración gubernamental, siempre y cuando se utilizará como museo.

Tuvieron que pasar 100 años de olvido y deterioro para que abriera nuevamente sus puertas, como museo. Si bien el objetivo original no fue que quedará cerrada, se creó una suerte de leyenda alrededor de la mansión, pero en realidad solo eran falta de fondos para utilizarla como un museo, tales eran los deseos de su dueño al morir.

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment