Mont Saint Michel

Mont Saint Michel
noviembre 06 13:30 2015 Print This Article

Mont Saint Michel es una isla increíble muy cercana a la costa de Normandía que surge de los bancos de arena y del mar como un monumento a la victoria del hombre sobre la Madre Naturaleza.

Mont-Saint-Michel

Mont Saint Michel, su historia

En 708, san Aubert, Obispo de Avranches, tuvo un sueño acerca de la isla. Se sintió inspirado para crear ahí un templo en honor de san Miguel. Desde entonces Mont Saint Michel se convirtió en uno de los sitios de peregrinación cristiana de la Época Medieval más visitados.

Las mareas costeras se mueven con tanta rapidez como un caballo al galope y un puente de tierra sirve como vínculo temporal con el continente. La marea puede subir o bajar hasta 14 metros y vale la pena tener cuidado con el sitio donde aparques el vehículo al llegar.

Se sabe que peregrinos medievales que viajaban aquí fallecían al no calcular bien la marea y quedar atrapados por las aguas que se aproximaban; por tanto, lo mejor es venir con conocimiento sobre las mareas o acompañado de un guía.

Mont-Saint-Michel-noche

Qué hacer y ver en Mont Saint Michel

Un exquisito platillo que debe probarse en los restaurantes es el omelette de carnero, hecho con carne de los carneros que pastan en los pantanos salados, lo cual le da un sabor fuerte y bien condimentado. Estos carneros tienen que ser pastoreados de manera que entran y salen de los pantanos salados todos los días, y verlos pastar mientras la marea se acerca es algo sorprendente.

La iglesia romanesca, parte de Mont Saint Michel, fue diseñada por el arquitecto italiano William de Volpiano para el rey normando Ricardo II en el siglo XI. Debido a la altura de la estructura, se construyeron muchas capillas y criptas para contrarrestar el peso de la abadía y la iglesia situadas arriba.

A la isla se entra por una pequeña puerta llamada Porte de L’Avancée, y pasando una tienda de artículos turísticos donde puedes comprar mapas, se llega a la única calle de la isla, la Grande Rue. Aléjate de las tiendas de souvenirs y los restaurantes con precios inflados, y camina por los sinuosos callejones y escaleras hasta la Abadía Gótica situada en la cima.

Desde su creación, Mont Saint Michel ha sido visitado con frecuencia por peregrinos y aún en nuestros días las personas hacen la larga y ardua ascención por sus muchos escalones para ver por qué en 1979 se le declaró Patrimonio de la Humanidad. Como cualquier sitio de peregrinación por Europa en la Era Medieval, Mont Saint Michel es un lugar que no debes perderte.

view more articles

About Article Author

write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.